“Mi otro yo” de Isabel Coixet: Crítica (No Spoilers)

Admito que yo no fui un espectador normal de “Mi otro yo”, puesto que hace años escribí un largo en clave de Thriller sobre la figura del doble o Doppelgänger, que es de lo que trata la película. Para ello me documenté largo tiempo leyendo todo lo que había sobre el tema en la Biblioteca Nacional (lástima que por aquél entonces no existía la wikipedia), y viendo un sinfín de películas, y llegué a algunas conclusiones…

Uno de tantos dobles famosos

Uno de tantos dobles famosos

Básicamente, que el potencial dramático estaba en generar suficiente odio y rechazo por el doble malvado, a través de sus maquiavélicos planes para suplantar la personalidad  del protagonista. Es decir, debía dar prácticamente más escenas al villano que al prota. Lo impactante era por un lado ser testigo de cómo el doble manipulaba el entorno social del prota, mientras el público se imaginaba las futuras consecuencias negativas para el protagonista. De esa sencilla premisa se elaboraban múltiples desafíos, amenazas, y retos.

No quiero decir con ello que esa sea la única manera de encarar un thriller sobre el Doble, por eso sentí una enorme curiosidad por conocer la manera en la que Isabel Coixet, una cineasta tan intimista, que a veces da una de cal y otra de arena, se enfrentaba a un “supuesto” thriller. Y digo supuesto por que no lo es. Como no podía ser de otra forma viniendo de Coixet, se trata de un intenso drama personal, muy alejado del thriller que pedía (y sugería) a gritos el planteamiento inicial.

De hecho, a lo largo de gran parte de la película (y no únicamente del primer acto), se muestra un tono de thriller/suspense/miedo, que sin duda genera mucha expectativa, que nunca va a ser satisfecha. La aparición del doble a través de reflejos, sombras, roturas “malignas” de cristales, pasillos que se vuelven misteriosamente a oscuras, nos hace presagiar que cuando el doble se materialice y comience a hacer de las suyas, el suspense hará acto de presencia…pero no.

EL ENFOQUE DE COIXET

¿Cuál entonces el enfoque dramático del conflicto de “Mi otro yo”? Pues reflejar el estado paranoico de la protagonista, que sabe que tiene un doble que usurpa su personalidad (en 3 míseras ocasiones, sin prácticamente ninguna consecuencia negativa para ella, por cierto), que es la gota que colma el vaso de su frágil estabilidad emocional, como buena teenager que es, a lo que se añade además el sufrimiento debido a una tragedia familiar. Eramos pocos y parió la abuela. Lamentos, paranoia, aislamiento social, descontrol existencial, etc. La protagonista sufre un profundo conflicto interior, que si bien están amplificadas por el conocimiento de que tiene un doble, no genera el desafío narrativo que podría haber generado un verdadero “doble malvado”. Parece por lo tanto, que el doble no es más que un gran McGuffin , es decir un pretexto argumental para narrar el sufrimiento de un personaje femenino que, una vez más en las películas de Coixet, se busca a si mismo. Digamos que el enfoque de Coixet es totalmente antagónico al mío. Yo puse al doble en un pedestal, y ella lo enterró tras espejos y sombras. (lo que es perfectamente válido para el primer acto, pero para de contar).

Por si eso fuera poco, Coixet intenta justificar la aparición del doble a través de un elemento que no voy a desvelar aquí, que sirve para hundir más a la protagonista en su melancolía, pero no aporta nada en la temática Thriller, prácticamente inexistente ya a esas alturas de la película.

En definitiva, mi sensación fue de franca decepción, pero no tanto por haber elegido un enfoque tan diferente al mío, sino por que la propia película me prometió algo que nunca fue capaz de otorgarme: un Thriller. Si en lugar de haber generado ese tono, hubiera desechado las escenas que ambientaban ese género (pero que generaban expectativa), y se hubiera centrado en lo que realmente es, un drama, no hubiera habido ninguna desengaño. Y como ya sabemos todos, los desengaños son muy difíciles de perdonar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Comentarios

  • eduardo haiek
    Responder

    No la he podido ver… pero ciertamente me la están vendiendo como un thriller.

    Muy mal que prometan cosas que no cumplan.
    Buen punto de Crítica, Estimado Jorge.

    • Jorge Esteban Blein

      Gracias Eduardo. Échale un vistazo. Coixet siempre merece verse, por lo diferente que es dentro del panorama audiovisual actual.