El rodaje en digital: ¿Héroe o villano? parte II

Segunda parte de nuestro artículo sobre las ventajas e inconvenientes del rodaje en digital. La libertad que da poder montar en el set, y la posibilidad de rodar cantidades ingentes de material, tienen también su lado oscuro…

MONTAJE EN EL SET DE RODAJE

Con el rodaje en Digital, las fases de producción (rodaje) y postproducción (montaje) ya no están tan separadas. Anteriormente, se esperaba a tener todo el material rodado para que el Director se reuniera con su montador y editaran la película. Sin embargo hoy en día ese proceso puede empezar en el mismo set de rodaje. Al disponer de las imágenes de forma inmediata, es perfectamente posible tener un departamento de premontaje en el set, de forma que se vayan editando las secuencias a medida que se van acabando de rodar. Eso conlleva una importante ventaja aparente: El Director va a ser capaz de juzgar in situ si tiene suficiente material rodado como para hacer que cada secuencia funcione. Si no fuera así, está a tiempo de añadir los planos que crea convenientes, mejorando así su calidad de narrativa..

Esto que parece a priori una ventaja, puede ser una importante desventaja en caso de directores poco experimentados. Bien sabido es que el Director debe hacer un importante esfuerzo de previsualización mental de cómo espera montar aproximadamente las secuencias. Es por ello que las planifica de una forma u otra, según las necesidades narrativas que prevé para el montaje. Pues bien, puede darse el caso de que el Director, confiando en el premontaje que pueda hacerse durante el rodaje, no haya hecho ese esfuerzo de previsualización anterior y espere a ver las imágenes montadas, actuando sobre la marcha.

Se apoyaría demasiado en el feedback que le llega de esos premontajes en el set. Y eso, como puede uno entender, puede ocasionar fácilmente un auténtico caos en la producción, alterando demasiado lo planificado, y dependiendo sobre todo de un Director que no sabe a donde se dirige hasta que el destino esté al alcance de su vista. Está forma de rodar tan “orgánica” es sin duda válida en una cierta clase de producciones de bajo presupuesto, y puede llegar a ser muy creativa, por supuesto. Pero no es un sistema de trabajo válido dentro de los estándares de producción.

el rodaje es un juego!

el Director jugándose sus decisiones a los dados

De todas formas, aunque no se llegue a montar las secuencias en el set, siempre se va a poder tener acceso a las tomas ya grabadas, lo que puede ser unas importante ventaja. Cierto que en la era del negativo también se podía grabar en cinta la señal de vídeo del combo, pero su acceso era engorroso y por lo tanto no muy práctico, por lo que no se revisaba salvo en caso de verdadera necesidad. Hoy en día, al tratarse una señal digital y por lo tanto un fichero, el acceso a cualquier toma es totalmente inmediato. Eso es una gran ventaja cuando se duda del raccord o bien cuando los actores y el equipo se merecen visionar un complicado plano en el que todos hayan dado el 100%. Pero también esta ventaja tiene un efecto no deseado, y es principalmente la pérdida de tiempo que puede conllevar. Visionar algo de forma más o menos excepcional no ocasiona retrasos, pero si se hace de forma sistemática bajo petición de algún miembro del equipo demasiado inseguro, el ritmo de trabajo puede verse claramente afectado. Eso sin contar con el hecho de que en algunos casos los actores pueden preocuparse demasiado si analizan su propio trabajo y no les gusta. Anteriormente había Directores que por esa razón no dejaban a sus actores estar en el visionado del negativo. Hoy en día no tiene sentido negar a un actor el derecho a mirar por el monitor cuando todo el mundo lo está haciendo.

RODAR SIN LÍMITES

Un problema que existía cuando los proyectos se rodaban en 35mm es el elevado coste del material virgen. Eso impedía al Director poder repetir las tomas cuantas veces quisiera.

consecuencias de un rodaje intenso

Estantería soñada por todo cortometrajista

Y aunque el coste de negativo no supone un porcentaje muy elevado del presupuesto de un largometraje, en el mundo de los cortometrajes sucedía todo lo contrario ya que se destinaba el dinero sobre todo a gastos de material virgen y de laboratorio. Por ello, solía ser muy frecuente que el Director rodara a “toma única”, sin prácticamente la posibilidad de repetir. Pero ya no. Los soportes digitales permiten que el Director ruede y ruede, sin que por ello se dispare el coste de almacenamiento del material. Ahora puede rodar cada plano hasta que quede perfecto, sin sentir que se la está jugando cada vez que dice “acción”. Esto que a priori puede parecer una gran ventaja trae consigo una alteración en la forma de trabajar que puede llegar a ser muy perjudicial para los directores, sobre todo si son noveles. Existe una creencia que dice que cuanta más cantidad de material ruede uno mejor. Acumulemos horas y horas, para que luego no nos falte nada en la sala de montaje. Esto no es más que un error de concepto, ya que no por rodar mucho material ese será mejor. Rodar mucho tiene los siguientes inconvenientes:

Si uno repite muchas tomas del mismo plano buscando una supuesta perfección que nunca llega, quizá por que no sea posible o por que el Director no sepa realmente qué está buscando, el equipo puede llegar a cansarse, a perder motivación, a percibir que el Director está en una dinámica de repetir por repetir. Es lógico que hasta cierto punto algunos Directores puedan sentirse a gusto en las “repeticiones infinitas”. Primero por el hecho de volver a contemplar en directo un plano que les gusta especialmente, y segundo por que se sientan “en terreno conocido”. Pasar al siguiente plano significa volver a tomar nuevas decisiones, un nuevo reto, todo un desafío para el Director acomodado en el plano anterior. Por lo que es entendible que algunos Directores inseguros prefieran rodar “una más” antes de pasar al siguiente plano.

Si en su afán de rodar, el Director decide rodar los ensayos, le está haciendo casi siempre un flaco favor tanto a los actores como a la concentración del equipo. Los ensayos están para eso, para probar cosas. Para que nadie tenga sobre sus espaldas la presión de que lo que esté haciendo “quedará” impresionado para siempre. Liberemos al equipo de la responsabilidad de hacerlo bien durante los ensayos, que para eso están. Además con esta mala praxis se elimina el plus de concentración que tiene el equipo cuando se grita “Atención vamos a rodar!!”.

Si estamos rodando todo el rato, el equipo deja de verlo como algo excepcional que necesite de toda su atención, y puede aparecer un relajamiento general que llegue a desembocar en una falta de profesionalidad con el tiempo. ¿Eso quiere decir que nunca se deban rodar los ensayos? Por supuesto que no. Hay veces que debido a la dificultad o a la poca probabilidad de éxito, se decida rodar los ensayos y “si queda queda”. Pero en absoluto debe hacerse de forma automática. Esta sensación de “todo vale” es uno de los aspectos que más ha perjudicado a la forma de rodar el paso del negativo (escaso) al digital (abundante). No hay más que tener recursos limitados en la vida para potenciar el ingenio y la creatividad.

También el Director puede caer en esa falsa sensación de seguridad por el hecho de disponer de mucho material al entrar en la sala de montaje. Esa es la razón por la que a veces se escucha en medio del set la manida frase “¡Lo arreglaremos en montaje!”. Muchas veces no será así, y aunque a menudo no tendrá problemas para conseguir que sus planos monten bien, se encontrará con un infinito mar de posibilidades narrativas, y a no ser que tenga las ideas bien claras (cosa poco probable si ha rodado demasiado), va a perder el norte debido a los infinitos enfoques que su material le ofrece. Sin duda demasiada capacidad de elección puede frenar la creatividad del Director y el Montador. Una vez más, disponer de recursos hasta cierto punto limitados puede no ser tan mala idea.

Jorge Esteban Blein

(artículo aparecido en la revista videopopular Junio 2013)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Comentarios