Aviones vs Cars, diseño de personajes

El otro día vi “Aviones” gracias a la amabilidad de Pablo Ritmoserio, que me pasó entradas para el preestreno. Dos apuntes, esta vez sin Spoilers, sólo por si alguien quiere ir a verla: comienzo diciendo que a mi no me gustaron mucho las de Cars debido a mi nula identificación con Rayo McQueen, principalmente por su elevada autoestima, habilidades, seguridad en sí mismo, soberbia, etc… y por el mínimo interés en su objetivo, que nunca hice mío. (Conseguir la copa Pistón: ¿qué demonios significaba eso?)

Objetivos y motivaciones en Aviones

La verdad es que aluciné cuando vi el diseño de personaje que crearon, y el objetivo tan poco profundo que quería alcanzar. Pues bien, en Aviones es radicalmente lo contrario: el prota, como en cualquier peli de superación, comienza muy bajo, con grandes sueños y pocas habilidades, lo que sí que te genera empatía hacia él.

Dusty de Aviones                 VS         Rayo McQueen de Cars

Y con respecto a su objetivo, no es otra cosa que superarse a sí mismo, demostrar de lo que es capaz, y conseguir la aprobación de sus semejantes, algo mucho más loable que una simple copa.

Por otro lado, yo destacaría de Aviones su elenco de secundarios, variados y carismáticos, más que en Cars a mi parecer (y mucho más que en Cars 2 donde dan un exagerado protagonismo a la camioneta cansina).

A pesar de que la originalidad en Aviones ni está ni se la espera, las situaciones emocionales están bastante bien llevadas a cabo, por lo que el disfrute del público es correcto. Todos los elementos estructurales clásicos: obstáculos, revés, contraintenciones, subtramas, anagnórisis, antecedentes y cumplimientos, y backstorys, funcionan con bastante dignidad.

En general una película que los niños disfrutarán enormemente, en la que los mayores no se dormirán, como ocurría en sus predecesoras automóbilas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Comentarios